Análisis

Héctor Schamis: Incertidumbre y volatilidad, el nombre de 2017