La CIA, la rubia y el ceviche: una intriga de Telesur

Sin presentar ninguna prueba concreta el canal que quiere ser la “alternativa” latinoamericana a CNN se despachó a gusto contra algunos conocidos ecuatorianos a quienes señaló como agentes de los servicios de inteligencia estadounidense que conspiran contra el gobierno de Rafael Correa. En esa lista incluyeron a Karen Hollihan, del Instituto Interamericano por la Democracia, quien respondió con armas legales: presentó una demanda contra Telesur en un tribunal de Florida

Por Laura Helena [email protected]

Varios encuentros para tomar café y la sospecha de una ración de ceviche son, según el canal de televisión Telesur, indicios de que la ecuatoriana Karen Andrea Hollihan es la cabeza de una red de “topos” reclutados por la CIA para debilitar el gobierno del presidente Rafael Correa. Hay más señales: una reunión de periodistas y políticos ecuatorianos en un restaurante de arepas en Miami, la organización de un taller de periodismo en Ciudad de Panamá y el pago de un almuerzo en un hotel de esa ciudad. En los poco más de 20 minutos que dura el documental “La CIA en Ecuador”, transmitido el 6 de junio durante el espacio Es Noticia de Telesur, las acusaciones en contra de Hollihan están soportadas únicamente por videos de ella reunida en cafés y restaurantes con amigos que, también, son opositores de Correa.

A pesar de no mostrar ninguna prueba testimonial o documental que la relacione con la agencia de inteligencia norteamericana, la producción fue elogiada por el presidente Correa –“Es excelente. No la verás en la prensa mercantilista”- y a la periodista que la presentó, Marayira Chirinos, le mereció el Premio Municipal de Periodismo 2016 al Mejor trabajo de contenido internacional, entregado en Caracas.

Ahora Hollihan –graduada de médico y dedicada a los bienes raíces, residenciada en Miami, relacionista pública del Instituto Interamericano por la Democracia y de rubia cabellera- se defiende: el 23 de septiembre demandó a Telesur y a Telesur LLC (con base en el estado de Florida) por el delito de difamación.

—No hay pruebas de lo que se me acusa. No las hay porque no existen y no puede haberlas. Absolutamente ninguna. Ese documental está lleno de mentiras y falsedades. Muestran fotos donde estoy conversando con diferentes amigos y conocidos que tengo en el Ecuador, donde siempre me reúno y he reunido para conversar de diversos asuntos. Todo es una gran mentira. No tengo ni he tenido el menor contacto con esa agencia o con ninguna otra, de los Estados Unidos o ningún otro país— dice Hollihan vía correo electrónico.

Suscríbete a nuestro News Brief para recibir actualizaciones sobre este y otros trabajos

El Interamerican Institute for Democracy es una organización civil sin fines de lucro y con sede en Miami, cuya misión es “difundir los principios y valores de libertad, derechos humanos, democracia e institucionalidad en el continente americano a través del debate de ideas, estudios académicos y la realización de proyectos locales que ayuden a mejorar la vida de la gente en los países americanos”. Está presidido por el periodista y escritor de origen cubano Carlos Alberto Montaner y su director ejecutivo es el abogado y politólogo boliviano Carlos Sánchez Berzaín.

La Nueva Televisión del Sur C.A (Telesur) fue una creación del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez. El decreto presidencial N° 3.445 del 24 de enero de 2005 recoge los datos de su fundación. Allí se especifica que el objeto de la compañía es “la construcción de un medio de comunicación audiovisual hemisférico que difunda una visión alternativa de la diversidad social y cultural de América Latina y el Caribe para ofrecerla al mundo”.

¿Una bacteria?

Ese 2005, Chávez se preparaba para la reelección el año siguiente, las misiones sociales que había creado en 2003 daban buenos resultados y el precio del barril de petróleo llevaba dos años subiendo. Era un buen momento para la “revolución bolivariana” y televisarla fue una tentación a la que Chávez –convencido de que gobernaría hasta 2021- no se resistió: con el aporte de 51% de las acciones, el Estado venezolano se convirtió en el socio mayoritario de Telesur; el argentino, aportó 20%; el cubano, 19% y el uruguayo 10%. En 2010, con la introducción de Bolivia, cambiaron los porcentajes: Venezuela, 51%; Argentina, 15%; Cuba, 14; Uruguay, 7%; Bolivia, 5% y 8% para un fondo de acciones para nuevos socios.

La señal de Telesur llega a toda América, Europa Occidental y Noroccidente de África. El canal tiene representación en Buenos Aires, La Paz, Managua, La Habana, Lima, Santiago de Chile, Bogotá, Ciudad de México, Washington D.C., Damasco y Quito, y la noche de la transmisión de “La CIA en Ecuador” están estrenando un estudio en la capital ecuatoriana.

Al programa le antecedió una arenga muchas veces televisada del fallecido presidente venezolano. Es esa de septiembre de 2008 en la que grita: “¡Váyanse al carajo, Yankees de mierda! Que aquí hay un pueblo digno, ¡yankees de mierda!. Aquí estamos los hijos de Bolívar, los hijos de Guaicaipuro, los hijos de Tupac Amaru y estamos resueltos a ser libres”. La voz de Chávez, una de sus más alucinantes cualidades, dejaba listo el ambiente para lo que vendría.

“Quienes actúan son peor que una bacteria que se mete en las entrañas del Ecuador para hacer daño. Hoy voy a demostrar de lo que es capaz la CIA en el Ecuador”, anuncia el locutor al inicio del programa.

El narrador en off –que habla sobre una melodía hitchcockniana- comienza con un recuento de lo que –según el reporteo- fueron las estrategias de la CIA antes de la llegada al poder del presidente Rafael Correa y cómo, gracias a la “posición soberanista” del líder de la “revolución ciudadana”, la agencia de inteligencia estadounidense tuvo que modificar sus estrategias.

La pantalla se llena con un fondo blanco en el que se va formando un mapa de actores, hecho en una rudimentaria presentación. En el centro ubican a Karen Hollihan, antes de explicar: “La CIA actualizó sus procedimientos y comenzó a aplicar la que se conoce como ‘técnica de los topos’. Los topos son periodistas, políticos e informantes reclutados y pagados por la CIA que desgastan las estructuras del Estado. Entonces reclutaron enseguida a la guayaquileña Karen Andrea Holilhan (…) Su historial en el Ecuador es escaso, pero fue suficiente para encargarle estructurar, coordinar y financiar una red de informantes”. Lo dice el narrador y nada más lo confirma: es la inquisición del Power Point.

Buena parte del programa muestra a Hollihan hablando y comiendo con amigos en cafeterías y restaurantes como El rincón del ceviche, en pleno Quito y a plena luz. Durante sus visitas a Ecuador fue seguida y grabada. En el documental no queda claro quién lo hizo.

—La mayoría de mis amigos y conocidos están opuestos al gobierno de Correa. Me reúno con quien quiera a hablar de lo que yo quiera. Aquí, allá y en cualquier parte. Y defiendo mi derecho de hacerlo. No sé quién me estuvo siguiendo, y no me percaté de que me estaban siguiendo. No estuve nunca haciendo algo ilegal, así que no me estaba ni escondiendo ni cuidando si me seguían— dice Hollihan, que añade que de Telesur no la han contactado después de haber introducido la demanda.

De acuerdo con la Memoria y Cuenta 2015 del Ministerio de Comunicación e Información, al que está adscrito Telesur, una de las dificultades de 2015 fue aumentar el número de producciones en los países en los que hay representación. Pero el apoyo del gobierno de Venezuela a pesar de la crisis económica del país, se mantiene. “La tasa de cambio utilizada por la compañía para el registro de sus operaciones en moneda extranjera al 31 de diciembre de 2015 y 2014 fue de Bs 6,30”, dice en la Memoria y cuenta. En enero de 2015, en una de las devaluaciones de la moneda que ha hecho el presidente Nicolás Maduro como parte de un modelo de control de cambio que fue implantado por Chávez en 2003, el gobierno decidió que la tasa de 6,30 bolívares por dólar –la que recibió Telesur- sería usada para importar alimentos, medicamentos, repuestos, remesas estudiantiles, pensiones, jubilaciones, acciones consulares y diplomáticas, y casos especiales. A pesar de que para finales de 2015 la escasez de alimentos y medicinas ya era notoria y los ingresos petroleros de PDVSA comenzaban a disminuir, las prioridades del Ejecutivo venezolano incluyeron seguir financiando con dólares preferenciales a Telesur.

Tahina Armas, Consultor Jurídico de Telesur en Caracas, atendió una llamada de este medio para solicitar una entrevista, pero al cierre de esta publicación no se había recibido respuesta.