Análisis

Rafael Osío: Tres años fuera, tres años aquí