Las conversaciones que Nicolás Maduro espió

Charlas íntimas, conversaciones de estrategia, chats de organización partidista y datos sobre los contactos y relaciones de importantes dirigentes opositores revelan no sólo evidencia de que el presidente Maduro conoce lo que habla la oposición en secreto, sino también pruebas de encuentros informales y confidenciales entre líderes opositores y autoridades del oficialismo.

Por Casto Ocando | @cocando

Parte 4 de la serie

Dentro de la Maquinaria 3

Parte 1 | Parte 2Parte 3 | Parte 5 (muy pronto)

(Miami, FL) – “Eso huele a BB (BlackBerry) intervenido”, exclamó Julio Borges durante una conversación el 23 de octubre de 2014 con Henrique Capriles Radonski, al día siguiente de un programa de televisión en el que el dirigente Diosdado Cabello, en su programa “Con el mazo dando”, dio detalles inéditos sobre una serie de contactos que la oposición había hecho en Madrid, España, durante un viaje previo.

“Mi opinión es que desplegaron todo un aparato de seguimiento y escucha el día y medio que estuvimos allá (en Madrid). DC (Diosdado Cabello) habló de todos los detalles”, agregó Borges en su chat con Capriles. “Algunas cosas distorsionadas (que me preocupan); que un alto ejecutivo de Pdvsa nos daría ayuda a través de un importante empresario de Madrid. Entre otras cosas”, se lamentó Borges, actual jefe del mayoritario grupo opositor en la Asamblea Nacional de Venezuela.

La principal preocupación era establecer por donde se estaba produciendo las filtraciones de las actividades del grupo opositor. “Estoy muy preocupado con la fuga de información”, le comentó Capriles poco tiempo después a Tomás Guanipa, actual diputado a la Asamblea Nacional por el partido Primero Justicia.

Las sospechas recayeron sobre Miguel Pizarro, un diputado de Primero Justicia que mantenía vasos comunicantes con políticos chavistas. Pero las pruebas no fueron concluyentes, y tanto Borges como Capriles determinaron que no hubo filtraciones internas sino que habían sido víctimas del espionaje masivo por parte del gobierno de Nicolás Maduro.

De acuerdo a los archivos del Cesspa revisados por Vértice, extensas conversaciones mantenidas entre opositores, principalmente a través de la mensajería de Blackberry, fueron recopilados a diario por equipos de grabación y transcripción, como materia prima para elaborar informes que luego terminaban en manos de los altos dirigentes del chavismo, principalmente del presidente Maduro.

Las conversaciones muestran detalles de cómo operan diputados y dirigentes políticos tanto en temas de política interna como en torno a estrategias para enfrentar al gobierno, otorgándole una ventaja comparativa al gobierno que sabe de antemano qué piensan y cómo se mueven los grupos que se les oponen.

Suscríbete a nuestro News Brief para recibir actualizaciones sobre este y otros trabajos

Controversias internas en la oposición

La designación a fines de diciembre de 2014 del dirigente de Acción Democrática Luis Emilio Rondón, como rector del Consejo Nacional Electoral (CNE), tras una sentencia favorable del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), provocó reacciones adversas entre líderes opositores, como muestran estos diálogos entre Capriles, los diputados opositores Julio Borges, Tomás Guanipa y Jesús “Chúo” Torrealba, actual jefe de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la organización paraguas que agrupa a la oposición en Venezuela.

Ese mismo día, 26 de Diciembre de 2014, Capriles se comunicó con el dirigente Jesús Chúo Torrealba, para expresarle su inconformidad con las negociaciones tras bastidores por parte de grupos de la MUD, e incluso para advertirle de un possible retiro suyo de la alianza opositora.

Jugar impecable

Julio Borges, otro frecuente líder opositor intervenido, discute con Capriles las “mafias mediocres” y la “cloaca invivible” en que se ha convertido el país bajo la administración de Nicolás Maduro, en una conversación en diciembre de 2014.

“No quiero hacer política con Leopoldo ni María Corina”

Ese mismo fin de año los espías del Cesspa se mantuvieron ocupados con varias de las conversaciones de Capriles con sus aliados más cercanos. Los temas: las notables diferencias políticas del ex candidato presidencial y gobernador del estado Miranda, con otros miembros de la alianza opositora, entre ellos Acción Democrática (AD) y Un Nuevo Tiempo, pero principalmente con Leopoldo López.

Aunque en la actualidad el acercamiento de Capriles a López se ha hecho visible, para el momento de las conversaciones espiadas las diferencias eran más notables.

Este diálogo que viene a continuación hace referencia también a la controversia que generó la designación como rector del Consejo Nacional Electoral, Luis Emilio Rondón, miembro del opositor AD, a fines de diciembre de 2014.

Los secretos del Vicepresidente

No sólo los líderes de la oposición eran objeto de incesantes intervenciones electrónicas ordenadas por Maduro. También otras figuras del gobierno aparecieron en el radar del espionaje madurista, principalmente las que mantenían lazos activos con grupos adversos al régimen.

Varios de los registros de chats filtrados a Vértice muestran una relación constante entre opositores y representantes del gobierno, así como una preocupación sobre los debate internos en el chavismo.

Uno de los frecuentes protagonistas en los chats interceptados era Jorge Arreaza, vicepresidente de Venezuela hasta el pasado mes de enero de 2016. Arreaza mantenía una comunicación fluida con varios miembros de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Las conversaciones iban de amigables en algunos casos, a abiertamente confrontacionales en otros.

Por ejemplo, en una conversación entre Capriles y Arreaza sostenida a mediodía del 12 de enero de 2015, se produjo un diálogo en términos amenazantes.

Capriles había publicado ese día varios mensajes a través de su cuenta de Twitter @hcapriles, en los que hizo un llamado “para la movilización de los venezolanos”.

“Nuestro pueblo tiene todo el derecho a movilizarse y exigir respuestas al caos, están bien pelados en el gobierno si creen que la gente se la tiene que calar…”, escribió el líder opositor. La respuesta del gobierno, por intermedio de Arreaza, no se hizo esperar.

Capriles sostuvo luego una discusión sobre los mensajes de Arreaza con el diputado Miguel Pizarro.

En otra conversación previa del 22 de septiembre de 2014, Arreaza asumió una actitud relajada cuando discutía el tema del nuevo secretario general de la MUD, Chúo Torrealba, con el diputado opositor Miguel Pizarro.

En el chat con Pizarro, Arreaza le expresó su abierta oposición a la designación de Torrealba como jefe de la MUD, y en su lugar sugirió al autor y activista opositor Carlos Raúl Hernández, argumentando que elegir a Torrealba “es como si pusiéramos a Mario Silva nosotros”.

De hecho, la relación entre Pizarro y Arreaza era muy fluida, según muestran otros chats interceptados por el Cesspa. El diputado Borges usaba a Pizarro como intermediario para comunicarse con Arreaza, como ocurrió un día de mediados de 2014.

En un chat que se inició el 1 de Junio de 2014 entre el diputado Pizarro y el dirigente opositor Henry Ramos Allup, se revelan arreglos para una supuesta reunión secreta entre un alto representante de la oposición y el propio presidente Nicolás Maduro, organizada a través del vicepresidente Arreaza.

Días después:

Otras conversaciones revelaron discusiones como los conflictos internos en el chavismo, tema tratado en un chat interceptado a Capriles el 10 de enero de 2015. En la conversación con Julio Borges, ambos opositores se refirieron a la nueva estrategia, dentro del Chavismo, de Miguel Rodríguez Torres (MRT), ex ministro del Interior y Justicia y ex jefe de Inteligencia de Maduro.

Otras conexiones de Pizarro

El ex diplomático y actual periodista del canal televisivo Globovisión Vladimir Villegas era otro de los contactos del diputado Miguel Pizarro, de acuerdo a las conversaciones captadas por el Cesppa.

Pizarro contactó a Villegas para tratar de que éste mediara en una situación relacionada a un viaje del diputado, que estaba siendo criticado por el gobierno.

Las mujeres de Capriles

Con frecuencia, las intervenciones recababan materia prima obtenida de la intimidad de los dirigentes opositores espiados, especialmente el caso de Capriles, cuyos chats personales combinaban acaloradas discusiones políticas con diálogos picantes con varias de sus admiradoras.

El gobierno nunca usó la vida íntima de Capriles como munición para posibles ataques, en parte porque lo que revelaban las intervenciones era una muy activa vida heterosexual, lejos de la imagen de político “gay” que en ocasiones el gobierno quiso promover del candidato presidencial opositor.

Dos conversaciones, por ejemplo, captadas a fines de diciembre de 2014, reflejaron esta dimensión en la vida de Capriles que el gobierno le interesaba mantener oculta.

Diálogos, estudiantes y el Sebin

En otra conversación de mayo de 2014, el entonces jefe de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo, conversa con el ex tesorero Ramón José Medina sobre cómo reaccionar frente a declaraciones del gobierno sobre estudiantes detenidos en las manifestaciones suscitadas desde febrero de ese año.

En otra operación, los técnicos del Cesppa captaron una conversación entre Juan Fernando Flores, activista ecuatoriano, y la dirigente estudiantil Gaby Arellano, sobre las presiones del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), a familiares del dirigente estudiantil Vilca Fernández, para citarlo como parte de una investigación en su contra por presuntamente dirigir hechos violentos en las protestas estudiantiles, e intentar derrocar al gobierno.

Vértice ha tratado de obtener para esta serie la versión del gobierno de Venezuela, pero correos enviados al Ministerio de Información y a la Embajada de Venezuela en Washington DC., no han sido respondidos. Mensajes enviados a personas mencionadas en este artículo no fueron respondidos. Vértice mantiene abiertos sus espacios para incluir comentarios por parte de las personas y entidades mencionadas en esta serie, que no han respondido a las solicitudes enviadas.